PLACA DE LA ANTIGUA CASA DE EMILIO CASTELAR

Emilio Castelar (Cádiz, 1832-San Pedro del Pinatar, 1899) es uno de los grandes personajes de la historia de Elda, villa en la que pasó parte de su infancia. Doctor en Derecho y en Filosofía y Letras, catedrático, escritor, político, historiador, académico y colaborador en la prensa periódica. Resultó elegido diputado a Cortes en 20 ocasiones. Fue ministro de Estado, presidente del Congreso de los Diputados y presidente del Poder Ejecutivo de la Primera República Española –de septiembre de 1873 a enero de 1874-. Emilio Castelar alcanzó la categoría de estadista, y ha dejado una fuerte impronta en la memoria de la ciudad, visible a través de monumentos y espacios públicos como la Plaza de Castelar o el Teatro Castelar.

La placa de bronce, obra del escultor alicantino Vicente Bañuls, fue fundida en los talleres Mir y Ferrero de Madrid (1926). La composición está presidida por la efigie del insigne político. Debajo aparece la leyenda EN ESTA CASA VIVIÓ CASTELAR EN SU INFANCIA, acompañada del lugar y fecha de la conmemoración: ELDA, SEPTIEMBRE 1926 y, al pie de este texto, el escudo de la ciudad. La base de este escudo sirve de vértice para que se desarrollen hacia cada lado ramas de laurel. De su extremos salen sendas figuras humanas que terminan de envolver el cuerpo de texto. La figura de la izquierda, desnuda, es una alegoría de la libertad que rompe las cadenas, sin duda relacionada con la tendencia abolicionista de la esclavitud de Castelar. En el lado opuesto, la otra figura vestida y sentada sujeta un grueso libro que apoya sobre sus piernas, y que podría interpretarse como una alegoría de la elocuencia, dada la fama de orador de Castelar.

La placa fue promovida por un grupo de admiradores y seguidores del ideal político de Emilio Castelar, que formaron la Comisión Ejecutiva del Monumento a Castelar (erigido en su plaza homónima en 1932) y decidieron colocarla, como acto de homenaje, en la casa donde vivió durante su infancia.

Galería de imágenes

PLAZA DE LA ANTIGUA CASA DE EMILIO CASTELAR